Así cambiará la tecnología en el 2030

La tecnología es una gran aliada para mejorar la producción de las grandes industrias, pero también afecta al empleo y la desigualdad económica entre las clases sociales. Conoce cómo será el mundo en unos años.

Los sistemas manufactureros y productivos se verán transformados completamente por la cuarta revolución industrial; un período caracterizado por una fusión de tecnologías que borran los límites entre lo físico, lo digital y lo biológico.

El Dr. Subra Suresh, presidente de la Universidad Carniege Mellon y copresidente del Consejo Internacional por el Futuro de los Sistemas Productivos y Manufactureros, predice un futuro en que los aviones vuelen solos y las prótesis de comuniquen directamente con los médicos. En este período de revolución tecnológica, las políticas deben seguir el ritmo del cambio para garantizar que los beneficios sean mayores que las consecuencias no deseadas.

En primer lugar, ¿podrías explicar el rol crítico de los sistemas manufactureros y productivos y por qué es tan importante discutir su futuro?

En enero de 2016, la reunión del Foro Económico Mundial en Davos tuvo como tema principal la cuarta revolución industrial. La característica distintiva de la cuarta revolución industrial es la convergencia única de lo físico y lo biológico. Así, tenemos áreas como la inteligencia artificial, el aprendizaje automático, la robótica, la informática y la tecnología móvil, que transforman la manufactura.

Es importante que tengamos en cuenta cómo afecta al empleo y la desigualdad económica entre las clases alta, media y baja de la sociedad. Cada vez que hacemos un uso intencional de una tecnología, existen consecuencias no deseadas. Si confiamos exclusivamente en los robots y la inteligencia artificial, ¿existe la posibilidad de que cedamos el control a las máquinas? ¿Podremos reaccionar a tiempo a las consecuencias no deseadas y corregirlas para que no sean mayores que los beneficios esperados?

¿Cuáles son los principales temas que surgen cuando hablamos sobre el futuro de los sistemas manufactureros y productivos?

Los temas son cosas como: ¿qué implica la globalización para el futuro de la producción? Las tendencias geopolíticas recientes, desde el Brexit hasta lo que ocurre en EE. UU., son la reacción a una globalización acelerada que perturba las economías locales y crea desigualdad dentro de los países.

Otro problema vendrá cuando la tecnología ya haya superado por mucho a las políticas. Los vehículos autónomos son un excelente ejemplo. ¿Quién es responsable si ocurre un accidente? Ese también será un tema importante en el futuro de la producción y la manufactura. ¿Cómo respondemos a los problemas legales, de política y de seguro?

¿Puedes describir el impacto de las tecnologías emergentes sobre los sistemas productivos?

Las tecnologías emergentes, como la impresión 3D y la manufactura aditiva avanzada, permitirán un nivel de personalización mucho mayor. Hoy en día, tenemos la tecnología para que una estudiante diseñe su propio vestido y lo transmita a un fabricante, que puede imprimirlo en el material que la estudiante desee y enviárselo en el transcurso de 24 horas.

Luego tenemos la cuestión de los datos. En un vuelo promedio, un Boeing 787 genera aproximadamente 1 terabyte de datos. La pregunta es: ¿cómo usas esa información? ¿Puedes resolver problemas en tiempo real? ¿Puedes identificar un defecto en una pieza o un problema durante el vuelo e indicarle al avión que aterrice de inmediato?

La otra área es la atención médica. Si tienes un implante de cadera o de rodilla, podemos hacer una pieza con una impresora 3D e implantar en ella sensores que supervisen el andar del paciente. Si los sensores detectan una anomalía en el andar, pueden transmitir cierta información al médico inmediatamente. El problema es: ¿quién tiene acceso a esta información y cómo la utiliza?

 

Lo último es que General Electric ha instalado un prototipo de una planta productiva avanzada en Pittsburgh donde pueden hacer las mismas cosas que hacen con técnicas convencionales en la mitad del tiempo y por la mitad del costo. Allí es cuando surge la cuestión de los precios y la economía. ¿Esto hará las cosas más baratas o las hará más costosas debido a la magnitud del esfuerzo de I+D necesario? ¿Acaso habrá aumentos de precios porque alguien tendrá el dominio en esta área?

¿Cómo afectarán los cambios en los sistemas productivos la creación de empleos? ¿Qué se puede hacer para contrarrestar los posibles efectos negativos del cambio?

Hay una percepción generalizada de que, conforme los sistemas automatizados se hagan más y más comunes, inevitablemente tendrán un impacto negativo sobre el empleo. La pregunta será: ¿cuál es el impacto sobre los salarios mínimos? ¿Cuál será el impacto sobre la sindicalización y la capacidad de negociación de los trabajadores? ¿La política estará basada en los ingresos, en la tecnología o acaso en igual medida en el bienestar social?

Diferentes países podrían responder de diferente modo. Con el aumento de la globalización, incluso si los países cierran sus fronteras, los ciudadanos individuales del mundo pueden comerciar a través de las fronteras. Estos son problemas que deberán ser parte de la discusión del Consejo por el Futuro y también de la discusión pública durante los próximos años.

¿Cuál es el rol del comercio y los flujos de capital en los sistemas productivos del futuro?

La política comercial deberá evolucionar. Si los Alibaba o los Amazon de este mundo siguen expandiéndose como lo han hecho y dominan el comercio, ¿cómo se verán afectadas las políticas del futuro?

El segundo problema es el de las corporaciones multinacionales que producen en todo el mundo pero, por motivos impositivos, conservan la mayoría de sus ingresos en el extranjero. Entre los votantes estadounidenses, existe la inquietud de que este es uno de los motivos por el que tenemos un déficit considerable, se pierden empleos en EE. UU. y a la clase media no le va bien. Esto se debe resolver a través de la política impositiva. ¿Cuál debería ser la política impositiva frente a la producción del futuro?

¿Cómo serán los sistemas productivos del mundo en 2030?

Serán mucho más personalizados. Si quieres comprar un auto, podrás elegir el color de la carrocería, seleccionar el motor y elegir si es un vehículo completamente autónomo o uno parcialmente autónomo que se aparca solo. Existirán muchas posibilidades de personalización, inclusive entre los artículos que se producen en masa.

Además, culturalmente, la generación de los baby boomers es muy diferente de la Generación X, la Generación Y y, particularmente, la Generación del Milenio. Según muchos expertos, los individuos de esta última generación no quieren poseer cosas (como un auto o una casa) como hacían sus padres o abuelos. Entonces, ¿qué implica eso para el futuro del consumo, que inevitablemente afectará la producción?

La otra pregunta interesante sobre el futuro de la producción, si es que los robots y los autos autónomos (y, en el futuro más lejano, las aeronaves, los trenes y otros sistemas autónomos) se convierten en realidad, es: ¿será esto mejor o peor para los ciudadanos mayores? Si los jóvenes no se ocupan de sus padres, ¿serán los robots quienes ayuden a los ancianos?

 

Vía: http://www.altonivel.com.mx/asi-cambiara-la-tecnologia-al-mundo-en-2030/

Shares